El origen del todo, del universo, hace más o menos unos 14.000 millones de años, es tan oscuro como inimaginable. No tenemos la capacidad plena de comprender como se formó la materia. ¿Quién, donde, como, cuando y porque alguien decidió la creación? Es un enigma que tal vez nunca lleguemos a descubrir.

 

“En el principio  creo Dios los Cielos y la Tierra. La Tierra estaba desordenada y vacía, las tinieblas estaban sobre la faz del abismo y el espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.

Dijo Dios: sea la luz y fue la luz.  Vio Dios que la luz era buena, y separo la luz de las tinieblas llamo a la luz Día y a las tinieblas llamo Noche. Y fue la tarde y la mañana del primer día.

Luego Dijo Dios: haya un firmamento en medio de las aguas, para que separe las aguas de las aguas. E hizo un firmamento que separo las aguas que estaban debajo del firmamento, de las aguas que estaban sobre el firmamento. Y fue así. Al firmamento llamo Dios Cielo. Y fue la tarde y la mañana del segundo día.

Dijo también Dios: Reúnanse las aguas que están debajo de los cielos en un solo lugar, para que se descubra lo seco. Y fue así.  A la parte seca llamo Dios Tierra, y al conjunto de las aguas lo llamo Mares. Y vio Dios que era bueno.

Después dijo Dios: produzca la tierra hierba verde, hierba que de semilla; árbol que de fruto según su especie, cuya semilla este en él, sobre la tierra. Y fue así. Produjo, pues, la tierra hierba verde, hierba que da semilla según su naturaleza, y árbol que da fruto, cuya semilla está en él, según su especie.  Y vio Dios que era bueno. Y  fue la tarde y la mañana del tercer día.    

Dijo Dios: Haya Lumbreras en el firmamento de los cielos para separar el día de la noche, que sirvan de señales para el día y la noche que sirvan de señales para las estaciones. Los días y los años, y sean por lumbreras en el firmamento celeste para alumbrar sobre la tierra. Y fue así. E hizo Dios las dos grandes lumbreras: la lumbrera mayor para que enseñoreara de día y la lumbrera menor para que enseñoreara en la noche; e hizo también las estrellas. Las puso Dios en el firmamento de los cielos para alumbrar sobre la tierra, señorear en el día y la noche  y para separar la luz de las tinieblas. Y vio Dios que era bueno. Y fue la tarde y la mañana del cuarto día.  

Dijo Dios: produzcan las aguas seres vivientes, y aves que vuelen sobre la tierra, en el firmamento de los cielos. Y creo Dios los grandes monstruos marinos y todo ser viviente que se mueve. Que las aguas produjeron según su especie, y toda ave alada según su especie. Y vio dios que era bueno. Y los bendijo Dios, diciendo: fructificad y multiplicaos, llenad las aguas en los mares y multiplíquense las aves en la tierra. Y fue la tarde y la mañana del quinto día.  

Luego dijo Dios: produzca la tierra seres vivientes según su especie: bestias, serpientes, y animales de la tierra según su especie. Y fue así.  E hizo Dios los animales de la tierra según su especie, ganado según su especie y todo animal que arrastra sobre la tierra según su especie. Y vio Dios que era bueno.

Entones dijo Dios: hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; y tenga potestad sobre los peces del mar, las aves del cielo y las bestias, sobre toda la tierra y sobre todo animal que se arrastra sobre la tierra. Y creo al hombre a su imagen, a imagen de Dios lo creo; varón y hembra los creo.   

Los bendijo Dios y les dijo: fructificad y multiplicaos, llenad la tierra y sometedla, ejerced potestad sobre los peces del mar, las aves de los cielos, y todas las bestias que se mueven sobre la tierra.

Después dijo Dios: mirad, os he dado toda planta que da semilla, que esta sobre toda la tierra, así como todo árbol en que hay fruto y da semilla. De todo esto podréis comer. Y fue así. Y vio Dios todo cuanto había hecho y era bueno en gran manera. Y fue la tarde y la mañana del sexto día.  

Fueron, pues, acabados los cielos y la tierra, y todo lo que hay en ellos.

El séptimo día concluyo Dios la obra que hizo, y reposo el séptimo día de todo cuanto había hecho. Entonces bendijo Dios el séptimo día y lo santifico, porque en el reposo de toda la obra que había hecho en la creación.  Estos son los orígenes de los cielos y de la tierra cuando fueron creados”   

                                                                        “Génesis”.  Santa Biblia. Reina – Valera.   

 

 

Esta explicación teológica que satisface a los teólogos, no deja tranquilos a los expertos, que buscan resolver el enigma de una manera más racional.

No significa que El Génesis este errado en todo. Tomemos como precepto que lo que está escrito en la Biblia,  siempre está escrito de manera simbólica y no literal. Después de leer y analizar el párrafo anterior, se deduce de manera encubierta una “evolución” y una creación  cronológica, en la cual se crea primero “el cielo”, la tierra, las plantas, animales y por último el hombre en el séptimo día. Cada día en la creación equivale a millones de años. Es difícil esperar una explicación científica en las hojas de la Biblia, teniendo en cuenta la época en la que fue escrita y el estado de los conocimientos de aquellos tiempos.

No hay que alentar un antagonismo  absurdo entre la religión y la ciencia. Ambas ideas pueden coexistir y complementarse perfectamente. Desgraciadamente existe una línea de pensamiento que tiende a desplazar una de otra, en vez de tratar de interrelacionar lo simbólico de la religión con las bases científicas de la ciencia. La primera solo tiene la capacidad de enumerarlas y la segunda tiene la misión de explicarlas.

Tal vez nuestra concepción filosófica sea incapaz de entender, bajo nuestros preceptos científicos dogmáticos, como fue que ocurrió el principio del  Universo. Nuestra mente no tiene la capacidad de poder entender todo ese proceso. El espacio, el infinito, el tiempo, la eternidad, la materia, antimateria, energía, masa, velocidad de la luz, etc., todo extremadamente complejo para una mente insignificante en la enormidad del cosmos. El hombre quiere jugar a ser Dios en una muestra más de su egocentrismo.  Si mañana desapareceríamos como especie, nada ni nadie lo notaria en el universo.       

¿Existió algo antes del comienzo de todo? La ciencia acepta como comienzo de todo, la explosión del “Big Bang”, o gran explosión, que ocurrió hace unos 14.000 millones de años. La que lanzo en todas las direcciones la materia y puso a andar el tiempo en un universo que está en continua expansión.   Es difícil explicar de manera racional como un punto infinitesimal, más pequeño que un átomo, contuvo una densidad y energía inimaginable de la cual surgió todo lo que existe.

Mucho más difícil aun es imaginar que había antes del Big Bang.

El científico británico, recientemente desaparecido, Stephen Hawking dice que antes de esa gran explosión, no existía nada. Para él, antes de la gran explosión, el universo era una gran singularidad, en el que todas las leyes de la física no se podrían aplicar.

Hawking dijo: “De acuerdo a la teoría de relatividad general de Einstein, el espacio y el tiempo juntos conforman un continuo de espacio-tiempo o variación, que no es plano sino curvo por la materia y energía que contiene”. “Yo adopto un enfoque euclidiano (tridimensional) a la gravedad cuántica para describir el inicio del Universo”. “En este, el tiempo real y ordinario es reemplazado por el tiempo imaginario, que se comporta como una cuarta dimensión del espacio”. “En la interpretación euclidiana, la historia del universo en tiempo imaginario es una superficie curva en cuarta dimensión, como la superficie de la Tierra pero con dos dimensiones adicionales”.

Para explicarlo, Hawking dijo: “Imaginemos que estamos cerca del Polo Sur y caminamos un poco más hacia el sur, finalmente llegaremos hasta el polo sur, pero una vez allí, ya no podremos ir más al sur. No hay nada más al sur del Polo Sur, por lo tanto, no había nada antes del Big Bang”.

Esta fórmula trivial de explicarlo, no tiene por qué tener  un grado real de certidumbre para tratar de  explicar el universo pre Big Bang.

El continuo espacio tiempo, es una superficie cerrada sin fin, es como una curva de Peano. Como la superficie terrestre, en la cual podemos caminar indefinidamente sin caernos de ella.

La teoría del Big Bang.

Es la teoría más aceptada por la comunidad científica para tratar de explicar el origen del universo, por medio de una gran explosión en un punto “0”, de la cual se originó toda la materia conocida y a partir del cual empezó a girar el tiempo. Esta teoría encuadra dentro de la teoría general de la relatividad de Einstein y supone la continua expansión del universo, demostrada desde la tierra por las observaciones cromáticas de los confines del universo tomadas a partir del telescopio espacial Hubble.

De acuerdo a medidas de la expansión del universo con medidas de las observaciones de las supernovas tipo A1, las medidas de la variación de la temperatura en diferentes escalas en la radiación de fondo de microondas  y en función de correlación de las galaxias, la edad del universo correspondería a unos 13.700 millones de años.  Fue una gran explosión cósmica que produjo suficiente materia para la creación de las estrellas y las galaxias. En un comienzo, se encontraba en un estado de muy elevada densidad, y luego comenzó la expansión formando la materia, la energía, el espacio y el tiempo.

Con el tiempo al enfriarse el universo, la materia dejo de moverse de forma relativista y su densidad de energía comenzó a dominar gravitacionalmente sobre la radiación. Luego de unos 300 mil años los núcleos y electrones se combinaron para formar átomos de hidrogeno mayoritariamente. La radiación se desprendió de los átomos y continúo viajando por el espacio, conocida como la radiación de fondo de microondas.

Descubrimiento del eco del Big Bang

La radiación de fondo cósmico de microondas fue descubierto por casualidad en 1965 por los físicos Arno Penzias y Robert Wilson cuando trabajaban en la creación de un satélite de comunicaciones entre zonas muy distantes entre sí. Colocaron un satélite en la órbita espacial que enviaba frecuencias a una antena en Nueva Jersey. Se pretendía que el satélite cumpla la función de radiotelescopio, y se eliminaran todas las interferencias que causaran ruidos. Pero había una interferencia de microondas que afectaba la señal y se desconocía su origen. Buscaron sin resultado eliminar este ruido hasta que consultaron a los cosmólogos James Peebles y Robert Dicke de la Universidad de Princeton, quienes estaban tratando de capturar emisiones de las microondas del Big Bang. Este ruido paso a ser la radiación de fondo de microondas generada por el Big Bang.

Arno Penzias y Robert Wilson recibieron el Premio Nobel de Física en 1978 por este descubrimiento.

El Big Bang no es solo una explosión de materia que se aleja para llenar un universo vacío, es el espacio-tiempo el que se extiende.

Luego de esta primera explosión, debido a la acumulación de tanta cantidad de materia en una sola partícula, el universo se enfrió y dio paso a la formación de las partículas subatómicas, tales como: neutrones, electrones, y protones, para después constituir partículas más grandes como el átomo. También dio lugar en épocas posteriores, a la formación, en regiones más densas de la materia, a nebulosas, galaxias, estrellas y planetas.

Las evidencias que apoyan la teoría del Big Bang son: la expansión del Universo, expresada en la ley de Hubble, expresada como el efecto Doppler, corrimiento hacia el color rojo, (longitudes de onda más larga)  de las galaxias, las medidas del fondo cósmico de microondas y la abundancia de elementos ligeros.  Edwin Hubble, observó a través de un telescopio y notó que las estrellas constantemente se estaban alejando a gran velocidad del planeta Tierra.

Los primeros cuásares y galaxias se formaron después de unos mil millones de años después del Big Bang y a partir de entonces se formaron estructuras más grandes como los cúmulos de galaxias y los supercúmulos, Las poblaciones de estrellas han ido envejeciendo y evolucionando, de modo que las galaxias lejanas (que se observan tal y como eran en el principio del universo) son muy diferentes a las galaxias cercanas (que se observan en un estado más reciente).

Si se alcanza la densidad critica de masa del universo, el universo alcanzaría un tamaño máximo y de ahí comenzaría a colapsar. Se haría mucho más denso y caliente nuevamente, terminando en un estado similar en el cual comenzó, en un proceso llamado Big Crunch.

La temperatura promedio del universo se acerca asintóticamente a 0 K, o -273 º C. Conocida como cero absoluto. La entropía del universo se incrementaría hasta que ninguna forma de energía podría ser extraída de él, proceso conocido como muerte térmica.

Hay quienes piensan que una vez que se detenga el proceso de expansión del universo ocurrirá el proceso inverso, y comenzara la contracción hasta finalmente terminar todo en un punto infinitamente pequeño, (Big Crunch), para luego comenzar una nueva etapa de expansión o nuevo Big Bang y así indefinidamente.

 

 

 


admin

Soy licenciado en Ciencias Geológicas, egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina y Máster en Ciencias Hidricas. Trabaje en exploración de hidrocarburos durante 18 años. Actualmente me desempeño como consultor en Medio Ambiente e Hidrologia.

Deja un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: