La fisonomía de la superficie de la Tierra no siempre fue la mima, con el transcurso de los millones de años, fue cambiando y los continentes se fueron separando. Dentro de millones de años  la configuración de los continentes va a ser diferente.

 

En la antigüedad, antes del descubrimiento de América por Cristóbal Colon, la gente creía que la Tierra era plana y que todos los planetas giraban alrededor nuestro incluido el Sol, pensamiento fundamentado en la teoría geocéntrica de Ptolomeo, alrededor del siglo I y II DC, hasta la entrada de la teoría copernicana que decía que todo giraba alrededor del Sol. Esta teoría heliocéntrica  tuvo en un comienzo una feroz resistencia de parte de la comunidad científica de la época y obviamente de la Iglesia Católica, ultraconservadora y  ortodoxa medieval. Tiempo después el astrónomo y filósofo napolitano Giordano Bruno fue más allá y propuso que el Sol era solo una simple estrella  dentro de un infinito número de estrellas  en el Universo, opuesto al pensamiento ptolemaico de la época. Por sus teorías y cuestionamientos hacia la iglesia católica y sus dogmas fue condenado a morir en la hoguera por la inquisición Católica de Roma en el año 1600 acusado de herejía bajo el pontificado del Papa Clemente VIII.

Una vez producido el descubrimiento de América por Cristóforo  Colombo, en el año 1492, quien  creía haber llegado a las  Indias Orientales navegando hacia el Oeste y llegando al Este, la teoría de la Tierra plana o la de una Tierra apoyada sobre elefantes se vino abajo. Además algunos astrónomos proponían la esfericidad de la Tierra basándose en la sombra de los eclipses de Luna.

Las ideas sobre La Tierra, estuvieron aquietadas durante unos cuantos siglos, hasta que un meteorólogo alemán llamado Alfred Wegener,   desarrollo en 1912 una teoría conocida como “Teoría de la Deriva Continental”,  trabajo que le valió el título de “padre” de la Geología moderna.  Su teoría no pudo ser demostrada sino hasta la década del 60, cuando hubo muchas investigaciones y avances en ese sentido, con el desarrollo de la tectónica de placas.

Wegener había notado la gran similitud  y encaje de las costas africanas con las sudamericanas, más aun si tomamos en cuenta sus plataformas continentales. También el encaje de Norteamérica con Europa.  Tuvo en cuenta la distribución de las formaciones geológicas a ambos lados del Océano Atlántico sur, además de la concordancia entre los fósiles en depósitos sedimentarios de ambos continentes, lo cual sirvió para correlacionar edades, ya que ambas márgenes habían compartido flora y fauna en épocas geológicas remotas. Con todos estos argumentos Wegener asentó las bases de su teoría de la Deriva Continental. Supone como principio que todos los continentes formaron un protocontinente denominado Pangea, del griego “Pan”, todo y “Gea”, Tierra.   Hace unos 250 millones de años  todos los continentes actuales estaban unidos en un  único supercontinente (Pangea) y que se subdividió en principio en otros dos: Laurasia al norte (Norteamérica y América Central, Europa, y Asia) y Gondwana al sur (Sudamérica, África, Antártida, India y Oceanía).

Esta teoría fue duramente resistida al principio por los geólogos de esa época que sostenían la teoría estática del Geosinclinal.

La teoría de la deriva continental de Wegener es dinámica. Supone el desplazamiento lento y continuo de las masas continentales y junto con la teoría de la expansión de los océanos, quedan unificadas en la teoría de la tectónica de placas, desarrollada a partir de la década del 60. Según este pensamiento, el fenómeno del desplazamiento ocurre desde hace millones de años producto del movimiento de convección que se produce en el interior del manto de  nuestro planeta, y que provoca el movimiento de la Litosfera, capa solida exterior, que se desplaza horizontalmente provocando la separación de las placas tectónicas que “flotan” en el manto.

Tuvo en cuenta la existencia de cordilleras con la misma edad y misma clase de rocas en diferentes continentes que debieron de haber estado unidos y con estos datos se dedujo su edad. También la paleontología aporto pruebas, como la existencia de fósiles de la misma especie en continentes enfrentados a ambos lados ocupando el mismo hábitat durante su existencia. Hubo animales terrestres, reptiles, y plantas  que no pudieron de ninguna manera haber atravesado el océano por lo que se dedujo que en algún momento estos  seres vivos debieron haber estado juntos.  Por último los paleo climas aportaron indicios utilizando rocas que indican climas en las que fueron originadas y cuya distribución actual seria inexplicable si los continentes hubieran permanecido en su actual posición, por ejemplo ciertas rocas que se originan en climas tropicales, tales como las evaporitas y rocas sedimentarias ferruginosas que se encontraron en zonas de clima frio en la actualidad y por el contrario, las tilitas, propias de zonas de glaciaciones se encuentran en capas subyacentes de clima tropical actual.

La convección produjo la separación de la placa sudamericana de la africana, entre ambas se encontraba en el extremo sur la península antártica que también se separó y migro hacia el sur. Madagascar se desprendió de África. El continente australiano se separó de Antártida y es la placa que viaja a mayor velocidad de todas, 5 cm de desplazamiento anuales, mientras las placas africanas y sudamericanas solo lo hacen a 3 cm al año. La India al desprenderse de África y viajar hacia el norte  choca contra la placa asiática y producto de ese choque se origina la cadena montañosa del Himalaya, esta cadena va en aumento con el tiempo y cada vez su altura se eleva más.

La placa del pacifico al hundirse debajo de la placa sudamericana, origina la cordillera de los Andes y todo los acontecimientos asociados de magmatismo y sismicidad de la zona.

El medio del Océano Atlántico es un área de acreción o formación de corteza oceánica que produce la separación de ambas placas continentales meridionales.

La disposición actual de los continentes es fruto de la tectónica de placas y en el futuro esta disposición va a cambiar. Tal vez el choque del continente australiano con Asia origine una gran cordillera, similar al Himalaya y el Océano Atlántico será mas ancho, lo que hará que América este aún más lejos de Europa.

 

 


admin

Soy licenciado en Ciencias Geológicas, egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina y Máster en Ciencias Hidricas. Trabaje en exploración de hidrocarburos durante 18 años. Actualmente me desempeño como consultor en Medio Ambiente e Hidrologia.

Deja un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: