La minería genera tantas controversias como soluciones a las necesidades de la sociedad. Hay un grupo que solo ve perjuicios en la actividad minera, mientras que otros la consideran absolutamente imprescindible para el desarrollo del mundo moderno. Veremos aquí quien está más cerca de la verdad y hasta qué punto. 

 

LA MINERÍA EN LA HISTORIA.

 

La minería nace prácticamente con el hombre. Desde el principio de la civilización los hombres de la prehistoria usaron piedras de sílex  en la caza de los animales, ya sea en puntas de flechas, como en primitivos cuchillos que servían para cortar y desgarrar la carne de los animales cazados.

También usaron  piedras para ser calentadas y cocer los alimentos y obviamente en la construcción de sus casas.

Con el tiempo supieron usar el aceite de piedra, para cocinar, calentarse y alumbrarse en las cuevas que habitaban.

A medida que transcurría la civilización, el hombre comenzó a utilizar diversos metales, como el hierro, cobre, estaño, hacer aleaciones y obtener por ejemplo el bronce. Todo ese conocimiento se empleaba fundamentalmente en la elaboración de armas de guerra. Quien tenía los mejores y más resistentes armas  se convertían en los grupos dominantes y por lo tanto, los vencedores.

Las piedras preciosas también se recolectaron en las antiguas civilizaciones, al igual que el oro y la plata.

Más cerca en el tiempo, la minería alcanzo un papel decisivo, con la explotación de las minas de carbón, en Inglaterra. Fue protagonista de la Revolución Industrial.

En la actualidad, más precisamente en el último siglo, se produjo un gran desarrollo de la actividad minera: se extraen un sinfín de minerales para satisfacer las necesidades de la sociedad actual, entre ellos el aluminio, hierro, plomo, zinc, litio, azufre, cobre, etc., etc. La producción e industrialización de los productos minerales pasó a ser el eje de la economía de muchos países. Es una de las industrias que necesita un mayor grado de inversión para comenzar a operar, así también, es un generador de un gran volumen de riquezas.

En estos tiempos, se levantaron muchas voces en contra de toda actividad minera, son sectores poco informados que responden a una ideología sin el procesamiento exhaustivo e imparcial que debería tener. Muchos pseudo ambientalistas levantan banderas de protestas por el solo hecho de que otras organizaciones más conocidas pregonan  la inviabilidad de la minería. Han generado una potente respuesta, recogidas de firmas y la creación de asociaciones para oponerse.

Vamos a hacer un análisis, enunciando los beneficios y perjuicios de la minería para tratar de sacar una conclusión acerca de este modelo de producción.

El potencial minero argentino.

La Argentina cuenta con una enorme variedad de riquezas mineras distribuidas a lo largo de su territorio. Ocupa el sexto lugar en el ranking mundial de recursos mineros. Se considera que estos recursos aún no han sido explotados en todo su potencial.

La situación minera en Argentina.

Del análisis del diputado nacional Fernando “Pino” Solanas, en Causa Sur, sacamos algunos comentarios.

Si nos tomamos el trabajo de revisar el cuadro de pobreza de las provincias de San Juan, Catamarca, Salta y La Rioja, las provincias más agraciadas en minerales del país, vemos que en el caso de Catamarca, poseedora de la mina de oro Bajo La Alumbrera,  lejos de haber terminado con su miseria y obtener una masa de empleos sustantiva, más de la mitad de la población es pobre, el 40% está desocupada y la mitad subalimentada.

Una solicitada del Partido Justicialista provincial en su momento, denunciaba: “La Gran Minería no generó ningún efecto económico regional, Catamarca aumentó su índice de pobreza y desempleo (ver índice del INDEC) a pesar de ser la mayor exportadora de minerales del país. Aumentó la desnutrición y mortandad infantil, la miseria en las comunidades es alarmante (…) Nuestros minerales le dejan a Catamarca en concepto de regalías el 1% y el Estado nacional le reintegra el 2,5% (…) De los 1.632 millones de dólares de exportaciones del año 2005 nada regresa al país (…) de los 6.000 millones de dólares previstos en inversión para el período 2006/2010, serán desgravados íntegramente al momento del pago de Impuesto a las Ganancias”.

La situación de La Rioja y San Juan es similar a la de  Catamarca: los pueblos y viviendas que están al pie de las minas no tienen servicios sanitarios, aguas corrientes no contaminadas, luz eléctrica ni buena atención hospitalaria: ¿puede aceptarse que todos los años haya muertos por picadura de escorpión porque no hay vacunas ni siquiera en la capital provincial?

Mientras que Salta, sufre altas tasas de desnutrición y enfermedades típicas de la pobreza: chagas, infecciones intestinales, cólera, paludismo, disenterías, colitis, tifus, etc.

La ciudad de General Mosconi, capital petrolera de la provincia con 25.000 habitantes, altísima desocupación y una de las temperaturas más altas del país, solo recibe agua cuatro o cinco horas por día y esas aguas están contaminadas por las empresas petroleras.

Los puestos de trabajo masivos solo se registran durante la construcción de las plantas de tratamiento del mineral. Estas obras llevan en promedio unos 26 meses. Luego de finalizadas solo quedan en el yacimiento el 17% de los empleados.

La minería genera mucho material de desecho. El material que no es aprovechable en la explotación es denominado estéril y se deposita en escombreras situadas fuera del recinto de la mina, que se utilizará en el futuro, con la idea de que se use para restaurarla una vez que se agote. 

La minería no se procesa ni se industrializa en el país: la mayor parte de los empleos indirectos son en servicios y comercio. Minera Alumbrera la mayor mina de oro y cobre de Catamarca y una de las cinco grandes del país “emplea solo 1.300 operarios y de ellos, apenas 300 son catamarqueños”. Ademas no se producen lingotes de oro en Argentina, sino que se sacan del país concentrados de mineral que se procesan en otras latitudes.

La propia empresa declaro: “Pagamos por año 22 millones de dólares en salarios directos y en los últimos 12 meses pagamos de regalías  25 millones de dólares”.

Una multinacional que, factura y exporta valores por 2.000 millones de dólares al año, más todos los demás metales que no declara ni paga, solo gasta en salarios 22 millones de dólares y en regalías 25 millones. Estos valores hablan por sí solos de la gran rentabilidad que produce a la empresa, y que el Estado argentino es condescendiente con estos negociados, ya que está en sus manos toda la regulación, que puede generar más riqueza para el país. En realidad, estos sueldos y magras regalías los pagamos todos los argentinos: Minera Alumbrera recibe de la Nación el 2,5% de reintegro a sus exportaciones, es decir, cerca de 50 millones de dólares que cubren aquellos gastos.

Cabe preguntarse qué pasará cuando se agote el mineral dentro de veinte años de explotación y la empresa decida irse. ¿Querrá alguien vivir en lugares inhóspitos, en la inclemencia y soledad a 4.000; metros de altura, sin fuentes de trabajo, mantenimiento, servicios y energía? Completamente alejados de ciudades cabeceras. Los campamentos se convertirán en “fantasmas” muy peligrosos, por décadas de utilización de sustancias tóxicas que contaminaron sus fuentes de aguas y sus suelos.

En estos momentos se está empezando a explotar Litio en la puna jujeña, con la planta piloto del proyecto “Litio Salar Cauchari”, que será destinada a la producción de carbonato de litio y cloruro de potasio en el Departamento Susques, ubicado a 4.075 metros sobre el nivel del mar. La puesta en funcionamiento de la planta, que será operada por una sociedad público-privada que integran las firmas Posco (Corea del Sur), Minera Exar (Canadiense) asociada con la japonesa Mitusubishi Materiales Corp., y la empresa estatal jujeña (JEMSE, con el 8,5%).

Esta industria producirá el litio que se usa en baterías de celulares, computadoras y automóviles, pudiendo generar un importante efecto económico en las economías regionales.

Esta planta de producción mineral tiene un impacto directo en la población. En la construcción de la planta se generaron 60 empleos para habitantes de pueblos originarios de la zona como Pastos Chicos, Huanacar, Susques, Olaroz Chico, Catua y Puesto Seg, que se multiplicarán para las obras de la planta comercial.

La minería a cielo abierto: 

Es rentable cuando el yacimiento es poco profundo o cuando el terreno es arenoso. Los costos de trabajo son menores, en excavación y en transporte. No precisa de iluminación artificial y permite el uso de explosivos de cualquier tipo, sin olvidar que la seguridad y la higiene de los trabajadores es mucho mejor.

Sin embargo, tiene implicaciones medioambientales importantes,  (genera un fuerte impacto ambiental, estético, de ruido y polvo) en la zona, ya que el trabajo se realiza a la intemperie.

Tipos de minas a cielo abierto:

Canteras: Suelen ser pequeñas y los materiales que se explotan no necesitan un fuerte tratamiento posterior. De estas se extraen áridos, rocas de aplicación e industriales y ornamentales. Ejemplo: ripios, mármol, granitos, lajas, etc.

Aluviones: Explotación de depósitos de arena para oro, piedras preciosas y otros elementos.

Consecuencias de la minería a cielo abierto: 

Una de las principales desventajas de este tipo de explotación minera es el impacto medioambiental que provoca. Dado que se utiliza cianuro, mercurio y ácido sulfúrico para eliminar el estéril. Se contaminan los suelos, las aguas subterráneas y el aire, con el polvo tóxico que produce, el cual es absorbido por animales y plantas y puede seguir su camino en el ser humano que ingiere estos seres vivos.

LOS PRO Y LOS CONTRA DE LA MINERÍA

Desventajas de la minería: 

Destruye los ecosistemas: Tanto animales, como vegetales. La explotación de recursos, implica un retroceso de las áreas de hábitat de los seres vivos, que se ven obligados a reducir su territorio o mudarse a otras áreas no afectadas por la actividad minera.

Destrucción de flora y fauna: La minería es muy invasiva con los territorios que ocupa, y desplazan a los seres vivos que ocupaban su espacio.

Contamina los ríos y lagos: las zonas aledañas, adquieren un grado  de contaminación elevado, generando la extinción de la flora y fauna lacustre y ribereña.

Contaminación de suelos, aguas superficiales y subterráneas.  Los lixiviados, producto de la actividad minera, percolan en las capas superficiales de la tierra, ingresando en el subsuelo y provocando la contaminación de este.

Produce   contaminación ambiental: la explotación, tanto en galerías como en cielo abierto produce como resultado una enorme cantidad de pasivos ambientales o material de colas, las cuales se almacenan en sectores próximos a las mineras y producen contaminación de suelos, agua y aire.

Genera contaminación y daños a la salud: El área de explotación minera es un foco emisor de contaminantes, Los cuales pueden causar graves enfermedades en los seres humanos que están expuestos a recibir estos productos. Entre las enfermedades de “origen” minero tenemos, el  saturnismo, silicosis, neumoconiosis, etc.

Generadora de conflictos sociales: La minería produce diferencias de conceptos entre quienes usufructúan el recurso, ya sea como inversores o como trabajadores que desarrollan sus funciones en las minas y la población que no está relacionada directamente con la explotación minera. Estos últimos creen que son inmerecidamente perjudicados y no se sienten alcanzados por el beneficio de la actividad. Por lo general tratan de detener las operaciones de extracción del mineral.

Destrucción del relieve: la alteración paisajística por la devastación material del lugar a explotar.  Si es una explotación a cielo abierto, como por ejemplo la explotación de la mina Bajo la Alumbrera en Catamarca, produce un gran “cráter” que genera un impacto visual muy negativo y cuyo tratamiento de restauración va a implicar un costo muy elevado de recursos, y quizá no se llegue a hacer una vez terminado el ciclo minero y agotado el recurso.

Impacto visual: La excavación genera un impacto sonoro que ahuyenta a los animales de la zona, lo que provoca un cambio en el hábitat de muchas especies. Además, se trabaja sobre una gran extensión de terreno que queda desfigurada por la acción mecánica. Esto disminuye el atractivo estético y el turismo de la zona, y perturba a las comunidades de los alrededores.

Inviabilidad de los pueblos dependientes de la minería: Es también un problema, el hecho de hacer un pueblo ligado a la mina en explotación y el cual debe ser abandonado una vez concluido el proyecto. Estos asentamientos terminan como pueblos fantasmas, sin ninguna posibilidad de subsistir de manera independiente y auto sostenible, teniendo en cuenta lo alejado de su emplazamiento y a la imposibilidad de generar otra fuente de generar recursos económicos que le permita llevar una economía sostenida.

Otras consecuencias: la contaminación sonora, pues las operaciones mineras producen mucho ruido (trituración y molienda, carga y transporte de los minerales, generación de energía, entre otras fuentes de ruido).

Ventajas de la minería: 

Son numerosas las ventajas de la minería para la comunidad, siempre y cuando la actividad este regulada y controlada, en  el ámbito económico, impositivo, laboral y en lo relacionado al impacto ambiental que provoca.

Es un creador de puestos de trabajo, directo e indirecto: La mina incorpora trabajadores calificados y no calificados, residentes en los pueblos aledaños como foráneos, hombres y mujeres. Por cada trabajador directo de la minería existen cuatro trabajadores indirectos, responsables de cerrar la cadena productiva. Los empleos directos creados dentro de las minas son por ejemplo, operarios de maquinaria, obreros, asistentes guardianes, encargados o administradores, pilotos, entre otros. Mientras que los indirectos se generan de forma secundaria como consecuencia de la actividad minera y la demanda de servicios que necesita..

Los sueldos que se pagan en minería son mayores que el salario mínimo promedio. Están entre los mejor remunerados dentro de todos los sectores económicos.

Fuerte apoyo a la salud y educación de los pueblos involucrados: Crea programas de salud, y nutrición en centros de salud de las comunas. Apoya y gestiona el equipamiento de hospitales con tecnología de última generación para los habitantes aledaños.

Equipa y colabora en las escuelas, crea un programa de becas de ayuda para que los alumnos puedan tener una mejor formación académica.

Favorece el desarrollo de la infraestructura y el progreso cultural: La industria minera construye caminos y vías de acceso al pueblo, terminales de transporte y centros culturales recreativos para beneficio de todos los habitantes del pueblo.

Producen ingreso de divisas, y generan un canon minero: El resultado de la explotación mineral es el ingreso de divisas al arca del Estado como fruto de las ventas de los materiales producidos y por el canon minero, una especie de gravamen o impuesto que las empresas deben pagar al Estado. Este punto es polémico pues hay quienes aseguran que el porcentaje que paga la compañía minera es insignificante en relación a los beneficios que obtiene la empresa de la explotación.

Conclusiones:

La minería, como industria generadora de riqueza, no puede ser desestimada, ya que su no ingreso al sistema económico, priva de ingentes recursos económicos que benefician directamente al país poseedor de riquezas naturales. Claro que debe ser llevado a cabo en el marco adecuado de inversión como de reintegro de divisas al país. De lo contrario se corre el riesgo de vaciarnos de estos recursos y que los mismos terminen en manos extranjeras y completamente ajenos a estos beneficios. El Estado debe procurar que el país sea el destinatario de la mayor parte de las ganancias generadas. Las regalías mineras son claves en las políticas de Estado y siempre deben tratar de beneficiar al país en primer lugar y luego a las empresas mineras, por lo general de capitales extranjeros que se llevan el producto en bruto para ser industrializados en sus países de origen.

Lo importante es pensar que sin minería, no hay posibilidad de desarrollo. Quien piense lo contrario debe intentar vivir en un mundo sin tecnología, automóviles, aviones, electrodomésticos, celulares, aparatología médica, ni siquiera el oro y plata de sus joyas. Por lo tanto, es necesario aprender a convivir con esta actividad y disfrutar de sus grandes beneficios.  Apoyar la actividad minera es apoyar el bienestar general.

Categorías: Medio Ambiente

admin

Soy licenciado en Ciencias Geológicas, egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina y Máster en Ciencias Hidricas. Trabaje en exploración de hidrocarburos durante 18 años. Actualmente me desempeño como consultor en Medio Ambiente e Hidrologia.

Deja un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: