Cuidar nuestro corazón, es cuestión de voluntad.  Conocer como disminuir los factores de riesgo, evitar el sobrepeso, el cigarrillo,  el sedentarismo y llevar una alimentación adecuada.  

 

Ese musculo de apenas 300 gr, tan frágil y fuerte a la vez,  destinatario de toda nuestra vida sentimental y afectiva, es capaz de latir más rápido de acuerdo a cada una de nuestras situaciones cotidianas, y es el encargado de recibir la sangre de las venas e impulsarla hacia las arterias.

Nuestro pequeño y vital órgano es el  que más sufre las consecuencias de una vida desordenada. Las afecciones que pueden a llegar a enfermarlo están entre las principales causas de mortalidad en nuestro país, con un 30 %  del total de muertes. La enfermedad coronaria es también la principal causa de muerte en el mundo, mucho más que el cáncer y los accidentes de tránsito.

Tiene apenas el tamaño de un puño, y algunos puntos débiles,  Factores de Riesgo Vascular (FRV), conocidos como “malos hábitos”. Entre ellos se pueden mencionar:

Hipertensión arterial

Sedentarismo

Obesidad

Tabaquismo

Diabetes

Colesterol y Triglicéridos altos.

 

El primer paso para doblegar este factor que pone en riesgo nuestra vida, es tomar conciencia de la gravedad de las consecuencias que puede llegar a tener en nuestro organismo. Es necesaria la voluntad y la incorporación de hábitos que tiendan a contrarrestar sus causas y efectos. Se debe parar la pelota y pensar en incorporar lo más pronto posible estas sugerencias:

Realizar actividades físicas, caminar por lo menos 30 minutos por día.  Hacer un tiempo dentro de nuestra agenda diaria para poder dedicarlo a realizar algún tipo de actividad física liviana. Hacer tres veces por semana natación, bicicleta, trote o cinta caminadora.

Evitar el sobrepeso, y la obesidad. Consultar en lo posible a un profesional nutricionista para llevar una dieta equilibrada en proteínas, lípidos, azucares, etc. Consumir mayor cantidad de verduras, crudas o cocidas, frutas frescas y secas. Disminuir la ingesta de carnes rojas, elegir carnes magras, grasas y harinas refinadas. Consumir pescados y sus derivados, ricos en aceite Omega 3.

Evitar el consumo excesivo de sal en los alimentos. Ingerir abundante cantidad de agua.

Para cuidar el corazón, hay que cuidar las arterias coronarias, por donde circula la sangre con el oxígeno y nutrientes. El miocardio funciona como una bomba, generando millones de latidos a través de nuestra vida.

El problema está en que las  coronarias envejecen como cada una de las partes de nuestro cuerpo y sufren la acumulación de placas  ateroscleróticas, que van creciendo en el interior de las arterias, las cuales van obstruyendo lentamente hasta taparlas completamente, impidiendo la circulación sanguínea. El colesterol que incide en esta afección es conocido como “colesterol malo”, o LDL.

No necesariamente personas de edad avanzada tienen sus arterias obstruidas, sin embargo existen muchas personas jóvenes con problemas ocasionados por el colesterol alto.

Un grupo de riesgo lo constituyen las mujeres post menopáusicas,   cuyo organismo ya no cuenta con la protección natural que le confiere la menstruación. Es muy importante, luego de superar esta etapa dela vida realizarse los chequeos médicos de rutina para prevenir cualquier situación de riesgo.

Los factores son absolutamente controlables,  y  su control acompaña una reducción de riesgo de las enfermedades coronarias, como la angina de pecho y la muerte súbita.

El factor más cercano y controlable es el cigarrillo. La condición más urgente en un organismo con riesgo de vida, es la eliminación del habito de fumar. Hay una estrecha relación entre el tabaquismo y el colesterol elevado, cuyo desencadenante perjudicial es el infarto de miocardio. Si no se puede dejar el habito por propia decisión hay que pedir ayuda profesional.

Otro desencadenante muy importante es la hipertensión arterial, ya que produce un desarrollo de la acumulación de placas en un organismo con elevado nivel de colesterol. Aumenta el riesgo de ataques cerebrales (ACV). El consumo de alcohol puede aumentar aún más este riesgo. Controlar la presión arterial en forma periódica es importante. Cuando hay antecedentes de hipertensión familiar, en padres o hermanos, infarto de miocardio o diabetes conviene tener controlados los valores de colesterol, azucares en sangre y presión arterial,

No olvidemos el efecto nocivo de la sal de mesa, ya que el sodio favorece la rigidez de las arterias, aumentando las posibilidades de ruptura de vasos sanguíneos.

La obesidad junto al sedentarismo, son una asociación letal, que muchas veces están asociados. Hay que tener muy en cuenta la buena alimentación, pues su incidencia es capital en el riesgo cardiovascular.

 

Luz verde al consumo de:

Verduras crudas o cocidas al vapor, hervor, al horno sin aceite, parrilla, microondas. No freír ni saltear los alimentos

Frutas frescas y secas

Pastas simples sin huevo

Pescados, al menos 3 veces por semana

Panificados sin contenido graso.

Aceites puros y crudos (principalmente de oliva, maíz, girasol)

Cereales y Legumbres.

 

Evitar estos alimentos:

Limitar el consumo de carnes rojas y pollo sin piel a tres veces por semana.

Fiambres, embutidos y vísceras.

Masas de confitería.

Mayonesa, salsa golf y yema de huevo.

Galletitas con alto contenido graso.

Crema de leche y manteca de origen animal.

 

Ojala algún día la evolución biológica humana logre una mutación genética que produzca un cambio tendiente a salvar este factor que provoca tantas muertes en el mundo. Tal vez un aumento del grosor de venas y/o arterias, o una enzima auto generada por el organismo capaz de disolver estas placas que obturan los vasos  u otro cambio que no imaginamos, pero que logre superar este punto débil del hombre actual.

 

 


admin

Soy licenciado en Ciencias Geológicas, egresado de la Universidad de Buenos Aires (UBA), Argentina y Máster en Ciencias Hidricas. Trabaje en exploración de hidrocarburos durante 18 años. Actualmente me desempeño como consultor en Medio Ambiente e Hidrologia.

Deja un comentario

Translate »
A %d blogueros les gusta esto: